#GEGValencia 2019,otra forma de aprender

El fin de semana pasado se celebró en Valencia un evento muy importante para el ámbito educativo. La comunidad de profesores de Google volvió a convocarnos para darnos la posibilidad de compartir conocimientos y experiencias, para poder desvirtualizar a compañeros que seguimos por las redes y, cómo no, para reflexionar y aprender mucho.

geg

Tras un día y medio intenso, puedo decir que ha merecido la pena estar entre profesores comprometidos con la enseñanza, interesados en las nuevas tecnologías y en mejorar tanto la metodología como la evaluación.

foto grupo

Y es que ésta ha sido una de las cuestiones clave de todo el evento. Después de escuchar a Gonzalo Romero, Jaume Feliu (Corubrics) y a Gerva Fernández, me quedo con la sensación de que es el gran tema pendiente en educación. Ya no se trata de poner notas sino de saber qué estamos calificando, cómo lo hacemos y hasta qué punto es necesario puntuarlo todo.

Para Jaume Feliu ha llegado el momento de darle más importancia a las competencias, al proceso, y llevar a cabo una evaluación formativa más que sumativa. Preguntando a los presentes, el 84% estuvimos de acuerdo en que evaluar no debe ser sinónimo de castigar; pero si analizamos nuestras acciones, ¿cumplimos lo que pensamos? ¿Acaso no nos fijamos demasiado sólo en el producto que pedimos? ¿Por qué no poner el foco también en el contenido trabajado, el grado del objetivo conseguido y en la misma competencia? La importancia de la metacognición también estuvo presente en la reflexión: ¿Qué acaba sabiendo el alumno? ¿Cómo lo ha aprendido? ¿Para qué le va a servir?

evaluacion Jaume feliu

En la misma línea, Gerva Fernández propone que el análisis sea completo y, por tanto, que cada profesor revise y valore también su propio trabajo. A mi entender, eso implica una buena capacidad de autocrítica, reflexión y humildad. Ser más cercanos, reconocer cuando nos equivocamos y saber escuchar a los alumnos. Con su idea de evaluación formativa y formadora puede conseguirse. En su taller pudimos aprender algunas funciones de los formularios que suelen pasar más desapercibidas, como la posibilidad de añadir comentarios sobre las respuestas. Además, compartió con todos nosotros su generador de exámenes.

evaluacion gerva

Y hubo más, claro. Todo fue interesante e inspirador.

Como reflexión final, me quedo con el espíritu que vibraba en el ambiente: posibilidad, sinceridad, libertad y motivación.

Posibilidad porque el encuentro GEG está abierto a todo aquel que tenga algo interesante para compartir. De profesores para profesores.

Sinceridad porque, ¿para qué engañar? Todos sabemos cuál es la la realidad que vivimos en los centros, los problemas de inatención que se dan en las aulas. Si una herramienta TIC o un tipo de metodología no ha funcionado, se comparte también. De nada sirve mentir.

Libertad porque, si al comenzar un taller, alguien veía que tenía poco a hacer allí, podía buscar otra sala para seguir aprendiendo. Puertas abiertas.

Y motivación porque las ganas de crear, desvirtualizar y compartir se respiraban en el aire. Los asistentes regresamos a casa inspirados, con ánimo renovado. Que no nos paren ahora 😉

Anuncios