¿Por qué bebemos?

Supongo que hoy es un buen día para hacernos esta pregunta. Si  os acordáis, también la planteamos en clase hace poco. Como ya he acabado de leer vuestros trabajos, me parece interesante destacar algunas de las conclusiones a las que habéis llegado. ¿Estáis preparados?

En general, todos habéis reconocido que el alcohol es una droga más, pero está muy aceptada por la sociedad. No se ve como un peligro. Es normal beber para celebrar cualquier noticia o evento, por eso se cuela en nuestros hábitos. Y no tiene por qué ser malo, el problema llega cuando iniciamos su consumo demasiado pronto (por ejemplo, en la adolescencia), o cuando lo necesitamos para desinhibirnos,  para hacernos sentir bien o para ser aceptados en un grupo.

puerto-de-la-cruz-botellon

Pero, ¿qué pasa cuando pasamos el límite? ¿Sigue siendo tan normal y aceptado ver a una persona bebida? Pensadlo.

A partir del título “¿Por qué bebemos?” habéis ido dando respuestas:

“¿Por qué bebemos si acompaña tantas consecuencias negativas? En mi opinión, la primera razón es la inexperiencia y la ignorancia de los jóvenes, el querer estar en un estado psicológico de descontrol causa diversión y eso no es correcto. Otra causa es porque se crea el estereotipo de que si no bebo no puedo ir con x personas porque piensan mal. Y la última causa que yo considero es porque en todas las edades, aunque más en la nuestra, hay muchos problemas amorosos y sentimentales y se usa el alcohol para combatir el desamor.”

883-jovenes-britanicas-alcoholizadas

“¿Por qué bebemos? Sencillamente, para no quedar mal delante del resto de personas que sí consumen alcohol. También hay gente que lo usa como método para perder la vergüenza. Siempre sabemos cuándo debemos parar de consumir, pero normalmente no lo hacemos para no quedar mal delante del resto. Aunque la ley prohíbe la venta de alcohol a menores, hay muchos modos de conseguir este tipo de bebidas.”

parque

“En mi opinión, el consumo del alcohol no es bueno ni malo, es una costumbre que puede tener consecuencias negativas, tanto personales como sociales, que a nosotros, los jóvenes, nos afectan principalmente. Nuestro organismo aún está en desarrollo y por ello es mucho más vulnerable. En nuestro país hay una ley que trata de protegernos, pero somos nosotros quienes decidimos transgredir estas “normas de la sociedad”.

Vivimos en una cultura donde la bebida nos acompaña continuamente: en comidas, en reuniones…La moda del “botellón” está presente hoy en nuestras vidas, pero dentro de un tiempo encontraremos otras formas de diversión”.

anuncio

También hay quien dice que no le gusta beber y que, además, nunca lo ha necesitado para pasarlo bien:

“Creo que se debería ofrecer información a los adolescentes sobre los efectos de la ingesta de alcohol en lugares como sus institutos, centros de salud, y lo más importante, en sus casas. Además, creo que las leyes deberían ser más rígidas para que los menores no obtengan alcohol con tanta facilidad.

Por otro lado, también opino que muchos de los jóvenes que beben lo hacen porque tienen ganas de probar cosas nuevas, y al fin y al cabo, no dejan de estar imitando a compañeros de cursos superiores, ya que creo que de esta manera se sienten más aceptados como si por fin hubieran dado el paso de niños a adolescentes.

Por lo demás, afortunadamente, numerosos jóvenes de mi edad somos capaces de prescindir del alcohol a la hora de salir para disfrutar de la noche, divertirnos, quedar con los amigos y socializarnos.”

adolescentes-felices

Para acabar, y como cierre, me quedo con la reflexión que uno de vosotros hacía: no hay que beber para ser aceptado por el grupo, tus amigos no te dejarán de lado por no hacerlo. Cuesta ser diferente, ir a la contra y tener unas convicciones diferentes y más fuertes que las del grupo.

Si éste es el sentimiento que compartís, os propongo romper la barrera del miedo y cruzar el umbral de la particularidad. Sed diferentes, enriqueceréis al mundo 🙂

Y, por supuesto, ¡mucho cuidado con la noche más vieja del año!

52_llamados-a-ser-diferentes

Anuncios

Yo controlo

Se acercan las Navidades. Todos esperamos esos días por diferentes motivos: descansar, reunirnos con la familia, comprar regalos, salir, comer y beber.

Esta última acción me preocupa últimamente. Seguro que habéis escuchado noticias sobre casos alarmantes de jóvenes que no han tenido medida y se han pasado con las copas. Por ejemplo, uno de los  más conocidos:

coma-etilico

http://www.elmundo.es/madrid/2016/11/03/581b54c422601dae488b456c.html

Muere una niña de 12 años por un coma etílico durante un botellón en San Martín de la Vega

03/11/2016 El Mundo

Una niña de 12 años falleció el pasado martes en el Hospital 12 de Octubre de Madrid tras ingresar el viernes 28 de octubre en un centro médico con un cuadro de coma etílico. La pequeña se bebió junto a otros cuatro compañeros de su instituto una botella de ron y otra de vodka durante cuatro horas en un descampado de San Martín de la Vega conocido como Los Cerros. Sobre las 23.00 horas la chica se desmayó y sus amigos se asustaron mucho. No sabían qué hacer y tampoco llamaron a ningún servicio de emergencia ni a la Policía. Ellos mismos la trasladaron en un carrito de hierro de un supermercado al centro de salud situado en la Avenida del 12 de Octubre del municipio. Emplearon casi más de media hora en un recorrido de unos 500 o 600 metros.

centro-salud

En el centro médico, la pequeña fue reanimada y desde allí era trasladada por el Summa en estado muy grave al Hospital 12 de Octubre, según Emergencias Comunidad de Madrid.

Según los familiares, la niña estuvo en coma inducido hasta el pasado martes, cuando falleció. Los restos de la menor han sido incinerados este jueves en el tanatorio-cementerio de Parcesa en Alcobendas.

La fallecida tenía otra hermana mayor. Sus padres, de nacionalidad polaca, llevaban residiendo en la localidad desde hace más de 15 años.

parque

En un parque céntrico de San Martín de la Vega donde los chicos se juntan con frecuencia reinaba hoy jueves la tristeza. Los chicos lloraban la muerte de la menor. Todos la conocen y también a su hermana mayor y a sus padres. “Era una chica muy alta y muy agradable y extrovertida. No sabemos qué pasó pero nos dicen que bebieron toda la tarde a palo seco”, señala uno de ellos. “No sabemos cómo compraron la bebida porque son menores pero seguro que se lo pidieron a algún adulto”, comenta otro. “La niña y sus amigos acababan de entrar en el instituto y querían parecerse a la gente mayor”, prosigue la misma joven. Los chicos se preguntan también cómo ninguno pensó en llamar al 112 o a algún servicio de emergencia al ver cómo la menor se derrumbaba en el suelo. “Estaban muy asustados. Pensaron que si llamaban a la Policía Municipal les podían multar. Y al final uno de ellos decidió trasladarla en un carrito de la compra abandonado”, explica. “Tardaron casi media hora en bajar desde Los Cerros al centro de salud y ya era demasiado tarde”, añade.

———————————————————————

¿Habíais leído la noticia completa? ¿Os habéis fijado en los detalles que da? ¿Habéis conocido una situación similar? Vayamos por partes:

  • ¿Cómo puede un menor conseguir bebidas alcohólicas?
  • ¿Puedo darme cuenta de en qué momento debería parar, o lo normal es seguir bebiendo para no quedar mal ante los amigos?

Podríamos hacernos muchas más preguntas sobre esta noticia. ¿Os lo habíais planteado? ¿Alguna vez habéis pensado que vosotros podríais estar en el lugar de esa chica? ¿O pensáis que eso son cosas que sólo ocurren a otras personas con un perfil social diferente al vuestro?

Demasiadas preguntas, ¿no?

Fijaos en esta otra noticia. También es reciente:

http://www.lasprovincias.es/comunitat/201611/05/expertos-alertan-nueva-moda-20161105000754-v.html

Expertos alertan de la nueva moda entre los jóvenes de beber rápido para emborracharse

Los especialistas detectan que las adolescentes ya consumen más alcohol que los varones y que parte de los comercios suministra a menores
5/11/16 Las Provincias

El fallecimiento de una niña de 12 años por un coma etílico tras ingerir una gran cantidad de alcohol el pasado día 28 de octubre en Madrid ha encendido todas las alarmas, sobre todo ante la nueva modalidad de consumo que se está extendiendo entre los más jóvenes, bautizada como ‘binge drinking’ o atracón. Este nuevo patrón se define como la ingesta de cinco o más copas de bebidas con una elevada graduación alcohólica en un corto espacio de tiempo (entre una y dos horas) y ya está causando estragos entre la población más joven, en muchas ocasiones menores de edad.

botellon-chicas
Los expertos afirman que las chicas ya consumen más y se emborrachan más que los varones. Estos expertos apuntan a varias razones. Por un lado, las jóvenes suelen ir acompañadas de chicos mayores que ellas, por lo que les resulta más sencillo el acceso al alcohol. Además, se viene registrando una mayor violencia filio-parental entre las féminas y su ámbito familiar, también sufren un mayor estigma social y una merma de la autoestima, que desemboca en conductas de riesgo sexual, maltrato psicológico y físico, y violencia a través de las redes sociales.
Por su parte, el psiquiatra y coordinador de la Unidad de Alcohología de Gandia, Pepe Olcina, explicó a LAS PROVINCIAS que el problema del consumo de alcohol en la adolescencia es creciente porque «la diversión se enfoca, precisamente, a ese consumo». «Beber lo más rápido posible para que, cuanto antes, se sienta el efecto de embriaguez y para desinhibirse», es la práctica más habitual en la actualidad. Sin embargo, este patrón unido a una edad temprana origina los citados problemas de intoxicaciones. Este especialistas sanitario apunta que en relación a los trastornos por abuso del alcohol se están llevando a cabo dos diagnósticos mayoritarios: el alcohólico con una dependencia diaria y el abusador que «normalmente no necesita al alcohol, pero cuando sale no puede de dejar de beber y termina abusando».
Por último, el sociólogo y presidente de la Fundación Patim (especialista en adicciones y exclusión social), Francisco López, también apuntó al cambio en la manera de beber hacia una «forma impulsiva, en menos tiempo más cantidad». Apunta a un paso previo a iniciar la noche de fiesta. «Ya no solo el tradicional botellón, sino en cualquier portal o hasta dentro de los coches… Vemos casos de jóvenes que se beben cinco cubatas en menos de una hora o una botella de vozka entre dos», resumió.

botellon_spain_portu_46574s

→Más preguntas:

  • ¿Cuántos tragos es capaz de ingerir un adolescente antes de estar afectado por los efectos del alcohol?
  • ¿Os suena alguna de las cosas que se cuentan en esta noticia?
  • ¿Todas las bebidas tienen la misma graduación? ¿Es importante saber esto?
  • ¿Por qué bebemos?
  • ¿Estáis de acuerdo con lo que dicen los especialistas en esta noticia?

Os propongo algo: investigad en Internet (buscad fuentes fiables) sobre las causas y los efectos del consumo de alcohol. Luego redactad un pequeño texto en el que, por una parte, aparezca de manera expositiva los datos que habéis recabado. Luego, para acabar, escribid en unas cinco-siete líneas vuestra opinión. A la vuelta de las vacaciones pondremos en común los trabajos.

Y, sobre todo, recordad. No os fiéis de quien dice: “Yo controlo”.