Genial.ly: un mundo de posibilidades

Conocer nuevas plataformas y Apps da al profesorado la posibilidad de elegir la opción más adecuada para transmitir contenido según su finalidad: juego, recurso educativo, imagen interactiva, dossier, mapa, etc.

Este verano descubrí Genial.ly, y mi planteamiento sobre cómo debe ser una presentación cambió.

logo genially

Pensé que era lo que necesitaba en ese momento porque tenía por delante un reto importante: dar clase a un grupo de PR4, un programa de refuerzo que dispone de poca oferta en cuanto a libros de texto. Así, me lancé a crear contenidos intentando que fueran visuales e interactivos.

He adaptado el temario a las necesidades de los alumnos en el ámbito sociolingüístico teniendo en cuenta la ley y que, en la mayoría de las ocasiones, las sesiones duran casi dos horas.

En la medida de lo posible he relacionado la materia de la asignatura de Lengua Castellana con la de Historia.

Para empezar el curso, leímos unas noticias y a partir de ellas pasamos a la época de la Ilustración, Goya y las fábulas:

Más adelante preparé otra sobre el Modernismo. Sencilla, visual y rápida de montar:

Hemos recorrido a otros métodos, claro, pero esta plataforma dispone de multitud de plantillas y su uso es intuitivo y accesible.

Como todo fue bien, volví a ella para crear más contenido de otros cursos. Resultado: hemos repasado las tipologías textuales, los géneros o las funciones del lenguaje  de una manera rápida y efectiva.

 

A los alumnos les gusta. Además, pueden acceder desde Classroom o con cualquier enlace.

También probé la opción de crear vídeos. Si las transiciones se quedan cortas, puedes ampliar el tiempo que duran:

https://geniallysupport.zendesk.com/hc/es/articles/360000056791-Reproducci%C3%B3n-autom%C3%A1tica-modo-v%C3%ADdeo 

 

En 2º de Bachillerato la he usado para explicar temario de literatura y para afianzar sus conocimientos (por medio de un juego):

 

Les gustó mucho, pero es cierto que hay otras Apps o herramientas que permiten llevar un registro de visitas y de resultados. No obstante, ésta les llama mucho la atención y evita la competitividad entre ellos.

Ha habido más, pero me quedo con las presentaciones que preparé para dar un curso a otros compañeros sobre las herramientas de Google.

 

 

Conclusión: Genial.ly ofrece multitud de opciones de creación, es sencilla de usar y accesible. Además, van renovando las plantillas y amplían su funcionalidad. Me parece una opción muy versátil para crear nuevos contenidos 🙂

Anuncios

¿Qué tienen en común Shakespeare y Goya?

Decía Bécquer: “una vez aguijoneada, la imaginación es como un caballo que se desboca y al que no sirve tirarle de la rienda”.

Con esta entrada en el blog me gustaría, al estilo becqueriano, espolearos para desbocar vuestra imaginación a través de Shakespeare y Goya.

¿Cómo lo hacemos? Muy sencillo. Partiremos de las Pinturas negras para que vayáis relacionando cuadros con momentos o personajes del dramaturgo inglés.

Os propongo unas cuantas imágenes. Elegid dos y explicad qué nexo podría unir lo que plasma con lo que hemos leído y hablado en clase. ¡Aprovechad lo que vimos en el Museo del Prado!

Allá vamos:

¡Poned esas mentes en marcha!

La I Guerra Mundial es “otra historia” ;)

Las redes sociales bien usadas tienen muchos aspectos positivos. Uno de ellos es que te dan la posibilidad de conocer a otros profesores que hablan de sus experiencias en las clases y que, además, comparten material.

Hace unos días entré en Twitter en busca de referencias para explicar la 1ª Guerra Mundial a un grupo de PR4. Los alumnos de esta clase tienen un perfil muy especial y determinado. Me gusta trabajar con ellos porque siempre supone un reto: hay que cambiar de actividad continuamente y mantener su atención no resulta nada sencillo.

Por eso me lancé a utilizar el material que Guillermo Balmori ofrecía desde un tweet:

“Mañana empiezo a explicar la I Guerra Mundial con @KenFollettSpain y su novela La caída de los gigantes” decía.

No pude evitar la tentación y entré en el blog. Encontré fragmentos de la novela para presentar a los personajes y otros que recreaban momentos marcados en el proceso bélico.

Pensé que sería una buena opción aprender historia a través de una novela (como me había pasado a mí mientras leía esta trilogía) y me animé a llevarlo a mi aula.

Reconozco que el primer día fue duro. El horario no acompañaba (un jueves de 13 a 15h) y pensé en dejarlo. Pero al día siguiente volví con fuerzas (me había comprometido a contar cómo me había ido y me resistía a aceptar una derrota) e incluí la idea del dibujo. Los alumnos tenían que dibujar el contenido de lo que iban leyendo y luego lo exponían al resto.

Habrá a quien le parezca un recurso de niños, algo infantil; pero da igual. A nosotros nos sirvió. Pasaron de leer por leer a entender la información y expresarla gráficamente. Además, les sirvió para recordar mejor los datos. Incluso surgieron dudas y curiosidades.

También recurrimos a los chromebook, que facilitan mucho las cosas a la hora de cambiar la metodología. Aprovechamos para buscar un mapa de Europa, buscar los países aliados y, de paso, hacer un Genial.ly.

Guillermo va mucho más rápido que yo, pero le agradezco las horas de dedicación y que haya compartido con los docentes “twitteros” su trabajo.

Sigo adelante, poco a poco, con sus fragmentos. Espero que todo lo que estamos haciendo sirva para agudizar la capacidad de relación de los alumnos. No creo que, pasado un tiempo, recuerden datos y fechas exactas, pero me valdrá si llegan a entender que la historia nos avisa de los errores cometidos para no volver a cometerlos.

 

 

 

Damero mitológico

Para empezar el curso siempre hablamos de los orígenes de la literatura, y siempre nos va bien ver algunos de los capítulos de la serie que ofrece la web de TVE

Con ellos entendemos rápidamente la necesidad  del ser humano de creer en un ser superior que, al igual que nosotros, haya sufrido, amado, vivido… Necesitamos sentirnos protegidos y tener una explicación para algunos sucesos.

 

Este año volveremos a ello, pero lo haremos de una manera diferente. En vez de investigar por parejas para luego hacer una presentación, jugaremos con el damero mitológico.

¿Qué tendréis que hacer? Muy sencillo. Las casillas con ilustraciones representan dioses y mitos y contiene información sobre ellos. Dejaremos alguna sesión para que entréis a conocerlos un poco más a fondo. Luego, por grupos, estableceremos un día en clase y jugaremos.

Las casillas numeradas son turnos de preguntas. Dispondréis de unas cartas donde aparecen formuladas las cuestiones. Cada vez que caigáis en una de ellas tendréis que contestar. Si acertáis, sumaréis la cantidad que aparece reflejada en el “ataque”. En cambio, si falláis,  la “defensa” será para el contrincante.

 

Aprovecharemos las cartas para ir ambientándonos con el Museo del Prado. En cada una aparecerá un cuadro relacionado con el dios/ mito que podremos ver el último trimestre en nuestro viaje a Madrid.

Dánae recibiendo lluvia oro, Tiziano

Dánae recibiendo la lluvia de oro, Tiziano.

Aquiles descubierto por Ulises y Diomedes, Rubens

Aquiles descubierto por Ulises y Diómedes, Rubens.

Para acabar y comprobar si habéis aprendido con el juego, completaréis un formulario que contendrá cuestiones con inferencias, es decir, que irá más allá de las preguntas de memorización o comprensión lectora.

Espero que os apetezca empezar el curso jugando 🙂